miércoles, 23 de noviembre de 2011

Subir

No me gusta subir. Cuando el camino o la carrera van para arriba mi gesto cambia. Odio ver cómo el pulsómetro se acelera a la vez que el ritmo decae. No me gusta ver que no avanzo, que voy a 5.30, a 5.45, a 6.... No me gusta clavar la mirada en el suelo para alejar de mis ojos el final de esa cuesta que nunca llega.
Siempre me ha gustado llanear o bajar. A tope. Ver cómo el crono se aleja del 4 y se acerca al 3. Me gusta sentir el aire golpear con fuerza mi cara. Me gusta fijar la vista en un punto concreto y ver cuán rápido se acerca. Me gusta bajar los ojos y ver el asfalto rodar rápido bajo mis pies. Me gusta sentir cómo la tierra se levanta a cada zancada y el chapoteo de las pisadas marca una ritmica melodia...

Hace unas semanas con el coche subí hasta un restaurante que hay en un turó cerquita de Mataró. Se trata de Can Bruguera. Ahí arriba hay pinos, el cielo está más cerquita y ví unos caminos para correr que me enamoraron....
Mientras muchas mañanas salgo a correr miraba de reojo aquellas montañas, con la mirada de el que sabe que siempre ellas van a estar ahí y yo voy a estar aquí...

Pero esta mañana quería que algo cambiase. 
He subido hasta Can Bruguera. 9km en 50 minutos. No ha sido excesivamente duro, es más, se me ha hecho entretenido. Me ha gustado. He ido sin ipod. Con un esparadrapo tapando la pantalla del fore. Sin mirar al suelo. Arriba he corrido como un niño por entre los pinos, acelerando, subiendo, bajando y saltando. Luego he bajado otros 9km con precaución y he llegado muy satisfecho a casa.

Subir ya no me asusta, ahora subir me gusta.

9 comentarios:

Joan Castellà dijo...

Bueno correr por montaña yo corro por sensaciones y no por ritmos , y la cuesta de Can Bruguera es fuerte.

Olga y Alfonso "Halfon" dijo...

Correr por montaña también tiene su encanto y crea adicción.

Miguel Mij-Mij dijo...

A mi cada vez me gusta más, además la progresión se nota rapidamente y cada vez subes mejor...y que decir de las bajadas vertiginosas.

El Racó Natural dijo...

Vaya vaya... la próxima vez que me digas que no te gustan las cuestas NO TE VOY A TOMAR EN SERIO, en serio te lo digo.

Oscarjet dijo...

A mi me gusta subir...de hecho creo que estoy hecho para eso...tanto en bici o corriendo...acabo de llegar de un trail con frontales de mas de 13km...desniveles, trialeras a tope , subidas a muerte para sacar la semana, las patuchas llenas de arañazos...polvo en las Salomon...que gozada....hemos de quedar pronto...piensa que todo lo que sube luego baja...

forest dijo...

Subir mola y bajar más,notas comolas piernas se ponen duras jajajajaja.Cuando una kedada trail?
vAS a Mataró?

SONIA dijo...

Espero que algún día me guste a mí también:P

Un abrazo!

Abuelo Runner dijo...

Vamos en una palabra que as disfrutado con algo que antes te hacia sufrir... ojo que la montaña tiene un encanto especial y cautiva.

Raúl Muñoz dijo...

Mira que la subidita a Can Bruguera pica por momentos. Ya no hay quien te pare porque bajando eres una máquina. Esas cuestas te van a ir muy bien para el final de la media de Mataró... aunque no busques marca te puede salir una muy buena carrera.
Lo sé.