lunes, 4 de junio de 2012

TRANS MONTESBLANCOS TRAIL 50KM

 El viernes a las seis de la mañana ya estaba en mi asiento del AVE viajando hacia Zaragoza. Una mochila llena de ilusiones y unas piernas ansiosas por correr.
No estaba nervioso, iba tranquilo, muy confiado de mis posibilidades.
El viaje dura hora y media y enseguida estoy en Zaragoza. Hace calor, para ser tan temprano hace calor. El viernes Zaragoza registra la máx nacional con 37º. Se espera que el sábado haga el mismo o más calor.
No acabo de concienciarme de lo duro que va a ser.
Durante todo el día me hidrato mucho y descanso lo que puedo. Me acuesto muy pronto y por suerte duermo toda la noche de un tirón.




Viernes, en el AVE

Recogida del dorsal y la bolsa 
El sábado amanece con calor. Con sol y calor.  Voy con Jose y a eso de las once y media ya estamos por ahí. Se respira un gran ambiente. Enseguida nos saludo Alfonso García, uno de los organizadores que está pendiente en todo momento de que todo transcurra perfectamente. Recogida de dorsales y de la magnífica bolsa del corredor. Al final he decidido correr con las cascadia y con un pantalón corto en vez de las mallas (pensé que con las mallas conseguiría un buen par de huevos fritos y no estaba por la labor...). No estoy nervioso, tengo ganas de correr. Aparece Quico con su mujer y le veo serio, concentrado.  Sigo bebiendo (en este rato me bebí un litro de agua sin darme cuenta). El calor ya quema. Buscamos la sombra dónde sea, sabedores que durante 50km no vamos a tener nada de sombra. Se acerca la hora de la salida. Pasamos el control de material y una breve charla de Hector para explicarnos cuatro cosas de la carrera.

Pasando el cotrol de material

Buscando la sombra en los momentos previos a la salida
Con Quico

Charla previa

Con ganas...
Ponéos al sol para salir mejor en la foto... nos decía el fotógrafo. Pero el sol quemaba!

Dan la salaida: salgo lanzado!

Primeros metros salgo el primero

Salgo el primero del campo de fútbol...
Hasta aquí lo tengo todo claro en mi cabeza. Me pongo en primera línea de salida, y cuando Alfonso y Héctor dan la orden de salir lo hago con ganas. Primer km muy rápido y en el grupo de cabeza. Por delante se ponen cuatro corredores y luego vamos unos seis o siete. En el km cinco los cuatro primeros ya van alejados, pero ahí sigo. De repente sin darme cuenta estoy andando. Sólo han pasado cinco km y algo no marcha. El calor es brutal. Unos 43º con bochorno (se registraron las máximas temperaturas de los últimos 50 años) , lo que hace que la sensación térmica sea un auténtico infierno. De todas formas no voy preocupado. Sigo adelante y voy el siete o así. Me junto con algún corredor y con la charla hace que lleguemos al primer avituallamiento en el 9.5. Aquí llego el 10. Nos dan una botella fresca de litro y medio de agua. Lleno los botellines, en uno hecho dos pastillas de isostar, en el otro sólo agua. El medio litro que sobra me lo bebo de un trago. Me tomo un gel. Seguimos. Aquí el grupo se me aleja. Me pongo a andar. El calor hace que mi cabeza se vuelva loca. Empiezo a ver visiones dentro de mi cabeza: me veo sentado al borde de la piscina que hay en la llegada, con los pies en remojo, con una cerveza.... Dios!!! esa imagen se me clava y no me deja seguir. Aún no estoy en el 15 y ya sólo pienso en que este va a ser mi primer abandono.  No pasa nada, esto no merece la pena sufrirlo, es superior a mí. Sigo andando/trotando unos km, cada vez más convencido de que en el 28 abandonaré y me iré a la piscina! El segundo avituallamiento está en el 18. Los avituallamientos se convierten en objetivos vitales. Aquí me encuentro a un buen número de  corredores. Ya no hay bromas, la gente empieza a estar preocupada. Paro muy poquito. En el veinte recuerdo otra vez esos pensamientos en mi cabeza (piscina, piscina, agua, remojo, descanso, cerveza, cerveza....). Aquí voy sólo. Nadie por delante y nadie por detrás. Trato de darme animos para llegar al 28 y acabar con este sufrimiento innecesario. Cuando ando trato de hacerlo rápido (iba como si hiciera marcha atlética, y a unos 8m/km). Cuando corro lo hago lento (a 5.30m/km)
Llego al avituallamiento del 28. El pueblo está a unos metros. Me siento. Relleno mis botellines. Bebo tranquilamente ......Unos minutos pensando, sentado a la sombra. Remojo mi cabeza. Empiezo a ver otra imagen: la de la llegada. Me levanto y decido seguir. No sé si fué buena decisión. Me pongo a correr para alejarme de ahí lo antes posible y huir de la tentación enorme de abandonar. A lo lejos se ve una figura: el toro osborne. Estos km son durísimos . Subidas en los que la respiración va tan fuerte que te obliga a parar para coger aire (aire hirviendo que te quema por dentro y te seca brutalmente). Son dos o tres km eternos, durísimos, en los que ya nada es divertido, en los que te das cuenta que lo que queda va a ser  algo serio. Arriba por fin en el toro están los fotógrafos asándose vivos  para que podamos tener una foto. Les felicito y sigo mi camino hasta la ermita del 33 en la que está el siguiente avituallamiento. Ya no corro ni en las bajadas, me duelen los dedos de los pies. En este avituallamiento hay una manguera así que me remojo todo lo que puedo. Me siento. Aquí paro como unos 15 minutos. Me levanto y seguimos adelante. Ahora miro para adelante y no veo a nadie. Miro hacia detrás y no veo a nadie. Solo totalmente. ¿Qué sentido tiene esto? ¿que necesidad tengo de este sufrimiento? Mis pensamientos son interrumpidos por un trueno; me giro y veo una tormenta que se acerca. Baja algo la temperatura, se nubla y sopla el viento. Aún hay esperanza de no seguir pasandolo mal!. Los pies me duelen mucho, sé que algo tengo mal ahí abajo pero no quiero pensar en eso, aguanto el dolor y sigo trotando/andando. Pienso mucho en el sentido de todo ésto. De porqué sufrimos así. ¿esto realmente me gusta? No sé, algo extraño hace que día a día sigamos haciendo esto, algo nos empuja a vivir estas experiencias. El peor día de mi vida deportiva y ahí estaba con medio desierto todavía por recorrer y por sufrir y padecer.



 En estos vídeos voy por el km 35-36. Solo. Con la cabeza desorientada. Andando y sufriendo (la respiración me iba a doscientos andando...). diciendo toterías, viviendo un sinsentido.




 Hace rato que he apagado el ipod. Ni la música tengo ganas de escuchar. 
Hago algunos km a un ritmo de 5.30 pero los pies me duelen mucho y no puedo aguantar mucho rato corriendo. Andando no me lo paso bien, voy a tardar media vida en llegar a meta.
Trato de motivarme. Busco el móvil para llamar a alguien, para  oir alguna voz, pero no hay cobertura. Me hago unas fotos, me gravo en vídeo. Según mis cálculos en el 38 habría otro avituallamiento así que me acabo todo el liquido y me pongo a trotar. Pero llega el 38 y ahí sólo hay desierto, arena, calor.
Sigo trotando. El 39. Nada.
Me pongo a andar. Empiezo a preocuparme. Desando unos metros buscando las marcas que ya ni miraba a ver si me había perdido. No, iba por el camino corrrecto. Me paro. Ando. Me paro. Ando. Llego al 40. Nada por delante, nada por detrás. Joder, estoy muerto de sed. Con ganas de oir a alguien. Con ganas de ver a alguien. Aquí me pasa el primero de la carrera de 23km. Va como una moto: "vamos maquinón" me grita. Eso me anima algo y me pongo a correr y al final de dos cuestas veo por fin el avituallamiento. Lleno los botellines por última vez. Bebo casi un litro de agua ya caliente. Algo de charla. Y sigo a por los últimos 9km de esta durísima aventura.



El terreno ahora es todo bajada, pero ni así puedo correr. Me pongo a correr hasta que no puedo y luego ando. Me van pasando los corredores de la de 23. Y me animo un poco. De piernas voy muy bien, no las tengo cansadas, pero es que los pies me duelen muchísimo. De repente alguien me llama por detrás: es Jose con el que hago unos metros.


 En este estado me vió Jose. Fundido totalmente, doblado de dolor. Y sin ganas, que es lo peor. Porque no tenía ganas de correr ni de andar ni de nada. Pero seguía. Poco a poco, paso a paso. Cada vez más cerca de acabar. Pero aún quedaban seis km. Un mundo. 
Trato de aprovechar las bajadas para correr algo. Me da rabia. Tengo las piernas perfectas, pero no hay manera de correr. Cuando corro me distraigo, pero sin saber cómo de repente me veo andando. La cabeza la tenía totalmente agilipollada. El calor me había frito las ideas y me había reblandecido la tenacidad.

Por fin veo una marca en el suelo que me anima: km48 . Al lado hay una pintada : GO!!! VAMOSS!!
Me pongo a trotar, cojo el móvil y hago dos llamadas. Me alegra oir voces amigas y hago los dos últimos km corriendo. Por fin entro en el pueblo. Por fin veo la entrada al campo de fútbol. Hay gente aplaudiendo. Voy muy tocado, medio zombi y no sé lo que digo ni hago. Entro en la alfombra roja y con mucha alegría logro pasar el arco de meta. Ahí esta Jose inmortalizando el momento. Está Alfonso García que me da un abrazo (lo hizo con todos los finishers) que en esos momentos uno lo recibe como un tesoro. Me dan el toro. Ya ha pasado todo. Seis horas y tres minutos después de la salida.
TMT 50. Nunca olvidaré este día.
Me tumbo en el césped y me quito los calcetines con temor por lo que pueda haber ahí. Una ampolla en cada pie y cuatro uñas negras. Voy al podólogo de urgencias que tienen ahí. Me cura las ampollas: perderás cuatro uñas, me dice. Me vuelvo al césped, me tomo una cerveza. 

 Físicamente estoy bien. Las piernas no las tengo nada cansadas, el haber andado muchos km hace que no hayan sufrido mucho. Los pies es otra cosa, me duelen un montón. La cabeza parece que vuelve a funcionar con normalidad. Voy a la báscula que había. Al salir me pesé: 69 (con zapas, ropa y botellines llenos). Ahora peso 64. (con zapas, ropa y un botellín lleno). He bebido según mis cálculos unos 9 litros y medio. Y no he meado ni una gota. ¿dónde fueron esos 14 kilos que faltan...? Se quedaron ahí, en el desierto, fundidos con el polvo. Derretidos en esos caminos. Fritos en la enorme sartén en la que estuvimos metidos durante seis horas.
Me cuentan que casi el 34% ha abandonado. ¿será ésta la carrera más dura de España?
Voluntarios y organizadores han estado de sobresaliente.
Por la noche me da un fuerte mareo, naúseas y dolor de cabeza: síntomas de insolación que se me pasan  en unas horas.
Ahora estaré unos días sin correr. Hasta septiembre no me pondré un dorsal. Necesito descansar y sobre todo reflexionar.
De vuelta. Afeitado. Mirando ese desierto que para el día 1/06/2013 ya prepara otra cita....
 En próximos días ya pondré más fotos y alguna reflexión. Gracias a los que me habéis apoyado. He releído por el desierto vuestros animos vía facebook y me han ayudado muchísimo.

16 comentarios:

forest dijo...

Rafa tio,se me han puesto los pelos de punta viendo el video,debe ser muy duro para que lo cuentes tú de esa manera.Pero ante todo lo has conseguido.¿vale la pena? No se tio,pero somos así de gilipollas y eso no va a cambiar.Un abrazo u empieza a pensar en otra cosa jajajajaj

Celina dijo...

Espectacular crónica! ha sido durísimo pero cruzar la meta tiene que haber sido algo indescriptible. Muchas felicidades y como bien dices, ahora a descansar un poquito, te lo has ganado campeón! un besote

Anónimo dijo...

Enhorabuena y felicidades por haber superado esta prueba de fuego y nunca mejor dicho.
Buscando por la red me encuentro con tu crónica y me digo, ¡pero si con este loco (porque un poco locos estamos) estuve unos cuántos kilómetros!, no se si te acordarás pero compartimos sufrimiento más o menos desde el kilómetro 12 al segundo avituallamiento en el 20, luego te perdí, y me he alegrado mucho al saber que fuiste finisher.
Yo también tuve esos momentos de debilidad pero al final también acabé y creo que todo el sufrimiento valió la pena.
Lo dicho enhorabuena, felicidades, y ahora a descansar que te lo tienes merecido.
Un saludo. José Angel.

Anónimo dijo...

Felicidades!, me ha encantado tu crónica, creo que todos tuvimos en algún momento esos pensamientos, sobre todo en ese tramo del puente a la Ermita, yo iba entonces un poquito delante de tí y fue el peor momento, agotamiento moral y el sol castigando...
De todas maneras esos km que dices que te ponías a 5:30 m/km y los consideras lentos para nada, eso era volar en esas circunstancias.
Y creo recordarte, yo estaba en la manguera de la ermita cuando llegaste y dijiste algo asi como: "joder me he bebido 8 litros de agua y no tengo ni ganas de beber", es posible que fueras tú?.
A partir de ahí tuve la suerte de coger a uno y acabar juntos, evitando la dura soledad.
Acabé el 16 unos 6 minutos antes que tí, para mí todo una proeza, nunca había pasado de 42 y vaya día elegí para hacerlo...
Enhorabuena y a descansar!! un abrazo, Pablo Salinas

Anónimo dijo...

hola de nuevo, jajajajjajjaja... perdona que me ría pero es que no había visto los videos y ahora si que te reconozco perfectamente, me alcanzaste justo en el toro, venías detrás y nos juntamos 4 o 5 corredores, venías jurando en hebreo: "mecagoento, el puto toro, y ahora una foto, n me jodas, pues venga de uno en uno que yo no paso de nuevo, joer que mierda....", me quedé acojonado d ela mala ostia que llevabas, decía "joder este tío saca fuerzas de la mala leche que tiene", y no te quito razón eh?, pero viendo el video te he reocnocido a la primera, un abrazo, a por la Starter Isostar Desert Marathon!!! ;-)

Pablo Salinas, dorsal 27

Anónimo dijo...

hola de nuevo, jajajajjajjaja... perdona que me ría pero es que no había visto los videos y ahora si que te reconozco perfectamente, me alcanzaste justo en el toro, venías detrás y nos juntamos 4 o 5 corredores, venías jurando en hebreo: "mecagoento, el puto toro, y ahora una foto, n me jodas, pues venga de uno en uno que yo no paso de nuevo, joer que mierda....", me quedé acojonado d ela mala ostia que llevabas, decía "joder este tío saca fuerzas de la mala leche que tiene", y no te quito razón eh?, pero viendo el video te he reocnocido a la primera, un abrazo, a por la Starter Isostar Desert Marathon!!! ;-)

Pablo Salinas, dorsal 27

Jordi dijo...

Grande Rafa.

A sido duro, pero te has llevado mas de lo que te crees. Seguro que en los próximos días lo ves mas claro.
Correr contra esa temperatura no es nada fácil.
Felicidades por ese finisher!

quico (elzorro) dijo...

bravo rafa bravo x tu fuerza fisica y mental....
se perfectamente lo mucho que tuviste que sufrir y como te sentias...
un abrazo

Quique dijo...

Enhorabuena Rafa!!!! eres un autentico superviviente..

Gran crónica, me has hecho trasladarme a tu prueba y comprobar en primera persona lo que has sufrido y disfrutado (en la meta, claro!).

descansa y bravo por tu gran ultracarrera!!

Un abrazo
Quique

Oscarjet dijo...

Comentario cabron : ahora ya estas preparado para venir a sufrir al Garraf... heheh

Comentario NO cabron : Muchas felicidades amigo !! le has puesto lo que hay que poner...los cojones!! lo demas ...kms y todo eso ya sabemos todos que eres un crack...Muy bien ! en estas carreras lo de menos son los kms y todo eso... has sabido correr...sufrir ! espero que te guste seguir en esta linea y un dia hacer algo juntos..Yo en menos de 15 dias te anuncio mi segundo semestre y el año que viene...podemos hacer algo juntos quizas...te sorprenderas! CABRONASSSSSO ! un abrazo!

Abuelo Runner dijo...

AHORA TOCA RECUPERAR BIEN, PARA AFRONTAR OTRO NUEVO RETO...

Carlos Payán Alonso dijo...

Vaya tela Rafa. Lo más curioso es que cuando lo leo me dan ganas de hacerlo...

Un abrazo

Isidro Gilabert dijo...

Joder. Si una bestia, un crack, un maquinón de devorar kilómetros como tú lo ha pasado tan mal, cómo ha debido de ser de dura la carrera para los demás... Aunque lo veo muy lejos, creo que puedo entender que sólo una cosa te pudo quitar la imagen de la piscina y las cervezas y hacerte seguir, sólo hay una cosa mejor que eso... La medalla, la meta. Otra más, la más dura por lo que veo, que hace más grande tu leyenda. Felicidades crack!!!

Almasy dijo...

Sonará cruel Rafa, pero esto es lo quería al organizar la carrera. He leido tres veces tu crónica y me sigue poniendo los pelos de punta. La foto que te hace José Miguel es espectacular, resume todo lo que cuentas.
Te espero el ao que viene no?

encoga dijo...

Muy bueno el blog.
Te recomiendo que veas las carreras que hay en esta página.
tucarrerapopular.com

Raúl Muñoz dijo...

Acabo de llegar de unas vacaciones y no había podido leerte. Vaya experiencia. Bueno, de todo se aprende y seguro que reflexionas mucho. Pero también te digo que, conociéndote un poco, creo que te volveré a ver disfrutando del running en cualquiera de sus disciplines.
Saludos.