jueves, 20 de agosto de 2009

Una mañana en NY no da para mucho


Había un día, en el viaje a NY que lo tenía reservado para "mis visitas". Ese día suponía prescindir de la visita a un museo. El sacrificado iba a ser el Gugemheim. Primera parada de mi visita: Apple Store. Para mí como si fuera una gran tienda de juguetes para adultos. Pude tocar y retoquetear todo lo que se me antojó. Los precios estaban bastante bien, pero me supe contener y no pasé por caja.
Después tenía que acercarme al Central Park para visitar dos tiendas de deporte. Fueron un pequeño chasco, ya que los precios eran bastante similares y lo que estaba de oferta pues la verdad es que no lo necesitaba, así que también me ahorré el paso por caja. La visita a Central Park no fué con el "traje de runner", pero la disfruté de igual manera. Me apoyé en la barandilla que rodea el lago, mirando hacia los apartamentos Dakota, justo en el lugar en donde lo hacía Mishima en una foto que tengo de él. Fué un momento muy especial. Observé a los corredores. Me dió la impresión de que iban muy muy despacito.... Observé que allí la reina de las zapas es Asics, se ven por todas partes y en todo tipo de personas. Había carteles indicando el sentido de la marcha y prohibiendo la circulación a perros, bicis y carritos de bebé......
Luego se me hizo ya la hora de comer. Comer en NY, una aventura. Me habían hablado de que comer al mediodía era lo más fácil, tan sólo había que recurrir a un carrito. Pero aquello me echaba para atrás. Sin faltar, pero para mí aquello era un montón de mierda. Así que las comidas se reducían a fruta y agua. Y sin quererlo en esos días bajé un kilo y medio..jejeje. Toda la ciudad está abarrotada de sitios donde poder comer algo. Pero casi todo era basura. Al menos la fruta era fruta de verdad, insípida, pero fruta.
Se me acababa el tiempo y fuí al West Side a visitar los Dakota y el Imagine. Estube unos minutos viendo un partido de baseball y allí acabaron "mis visitas". No puede ir ni a la mitad de los sitios que quería en esa mañana, pero preferí disfrutar de ciertos momentos antes que ir de bólido con tal de ver esto y aquello... Una mañana en NY no da para mucho, ¿o si?.
Metro, hotel, ducha y a continuar pateando NY....


Respecto a los entrenos voy bien, despacito pero bien. Tres salidas desde el domingo, de 36, 54 y 54 minutos. A ritmo tranquilisimo, pero con muy buenas sensaciones. Si esto sigue así el lunes ya me veo para empezar un poco más fuerte.


9 comentarios:

SONIA dijo...

Este post ha despertado muchos recuerdos... en pocas ciudades he disfrutado tanto como en NY. Lo del Central Park es espectacular: la cantidad de gente que se reune allí para hacer deporte y, al mismo tiempo, la tranquilidad que se respira en la gran urbe por excelencia.
En cuanto a la comida... te entiendo perfectamente. Me desespera cada vez que voy. Yo también me vengo con kilos de menos y tampoco me atreví a comprar nada en un puesto callejero: sólo el maldito olor ya me revolvía las entrañas. Frutas, agua y lo que se pueda!
Un saludo amigo!

Quique dijo...

Hola Rafa, igualito que en España....al corredor no le cuidan y encima le multan por ir corriendo por las calles, allí te ponen carteles para todo lo contrario...como debe ser.

Lo de la comida estoy contigo, es un poco ñofa....como nuestra dieta mediterranea no hay nada...

Si llego a ir a ese Apple store yo si paso por caja..je,je.

Un saludo y sigue con esos buenos entrenos.
Quique

Rafa González dijo...

Sonia: yo pensé que era un bicho raro con lo de los carritos de comida... Ahora, eso sí, por la noche, mis amigos de allí nos llevaron a fantásticos restaurantes locales fuera del circuito comercial y allí si que comí a gusto y con gula...

Quique: Allí ví una cultura de respeto al deportista que por aquí escasea.... En en apple store ví un ipod touch a menos de 140 euros....no sabes lo que me costó contenerme....jeje

Lay dijo...

Rafa, me das envidia sana, estar en apple una gozada y yo como el amigo Quique seguro que hubiera pasado por caja, espero que halas disfrutado, y respecto a la comida estoy contigo, mi hermana y mi cuñado estubieron y comentan lo mismo que tu.
Saludos.

Rafa González dijo...

Lay: no sé porqué pero esos días me dió por no querer comprar nada... ahora me arrepiento un poco...jeje

CarLitros dijo...

Pues yo cada vez que voy me hincho a perritos calientes de los de la calle, jeje, y lo bueno es que a pesar de eso no engordo.

Espero que hayas disfrutado mucho del viaje.

Un abrazo

Rafa González dijo...

Carlitros: mi mujer sí que los provó, pero a mí me fué imposible...Lo máximo que accedí fué a cenar en un deli de esos que compras la comida al peso....(y tengo que reconocer que el arroz con verduras estaba muy rico, así como esa bud fresquita...jeje)

Juanito dijo...

Un carrito de perritos...como en las pelis, jejeje, que ganas tengo de ir algún día a NY, buff! jejeje, hiciste bien en disfrutar de los sitios a los que fuiste, es que NY es grande....un saludo y sigue contando.

Paco Montoro dijo...

Rafa N.Y es una de las ciudad que quiero visitar algún día, y ya que voy a correr la maratón. Me ha gustado ese cartel del sentido para correr ¿no te picó el gusanillo de patear por ahí?

Un abrazo